Noticias

Magistrada expone obra pictórica en la Universidad Judicial

Los días 26, 27 y 28 de octubre, en las instalaciones de la Universidad Judicial, se exhibió la obra pictórica de la doctora en Derecho Emma Garibay Avitia,  magistrada de la Segunda Sala Civil Unitaria del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) del Poder Judicial del Estado de Durango (PJED), cuya inauguración tuvo lugar la tarde del pasado jueves, en la que acompañaron a la autora compañeros de trabajo, familiares y amigos.

El presidente del PJED, magistrado Esteban Calderón Rosas, celebró que la Dra. Emma aceptara compartir su obra con la comunidad judicial, puesto que destacó la importancia de las actividades culturales y artísticas, para brindar a los impartidores de justicia y a quienes forman parte del personal jurisdiccional, una formación integrar que los sensibilice en su actuar profesional.

La autora, por su parte, agradeció al presidente y a la rectora de la Universidad Judicial, maestra en Derecho Privado y magistrada en retiro, Martha Xóchitl Hernández Leyva, el espacio para exhibir sus pinturas, arte que desarrolla desde niña como un pasatiempo, que le ha permitido complementar su formación como persona y su pasión por el estudio del Derecho.

La magistrada Garibay Avitia, resaltó que el ejercicio libre de su profesión, el servicio público estatal y federal, la docencia, y ahora la impartición de justicia, lo que ha sido una extraordinaria experiencia, le han permitido resolver las necesidades de su familia, las propias y tener una vida digna, pero que también disfruta de otras actividades como las letras y la pintura a las que dedica tiempo por el solo placer de hacerlo.

El corte del listo, lo realizó el magistrado presidente, la doctora Garibay e invitados especiales, lo que dio paso a un recorrido por la exposición montada en los pasillos de la institución educativa especializada en posgrados de Derecho Judicial, compuesta por 20 cuadros, óleos sobre tela, entre los que se pudieron disfrutar paisajes, retratos, pinturas de figuras humanas y un autoretrato. Finalmente se ofreció un brindis para festejar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *