Imposición de togas a jueces de primera instancia en el Poder Judicial del Estado de Durango

En sesión solemne del pleno del Tribunal Superior de Justicia, máxima autoridad del Poder Judicial del Estado de Durango, celebrada al mediodía de este jueves 10 de febrero, en el auditorio “Esperanza Isais de Gallegos, ubicado en el recinto sede de este poder público estatal, se llevó a cabo la imposición de togas a nueve jueces de primera instancia.

Ante magistrados, consejeros de la Judicatura, los presidentes de la Asociación y del Colegio Académico de Jueces, familiares y amigos de los togados, el magistrado presidente Ramón Gerardo Guzmán Benavente, se congratuló con este acto que convoca a la comunidad judicial a continuar con el trabajo de mejorar la institución con altura de miras, honestidad, transparencia, ingenio, vocación de servicio y sentido de responsabilidad.

El titular del Poder Judicial, refirió que los ahora jueces forman parte de los ganadores del último concurso por opción convocado por el Consejo de la Judicatura, en el que demostraron ser los mejores, lo cual se traducirá en un servicio jurisdiccional de excelencia. Hizo hincapié y dijo sentirse orgullo porque entre los togados se encuentran abogados litigantes, ministerios y defensores públicos, así como secretarios de acuerdos que después de mucho tiempo lograron acceder a la plaza de jueces.

Por lo anterior, resaltó la claridad, la transparencia y la objetividad del jurado calificador que llevó a cabo el proceso de selección de jueces, lo cual sienta un precedente ya que partir de esta fecha estos principios serán los ejes rectores para elegir a los jueces.

El magistrado presidente, también tomó la protesta de ley a los impartidores de justicia, además de entregarles su nombramiento y adscripción, ya que partir de la fecha, desempeñarán su función en órganos jurisdiccionales de diferentes distritos judiciales que se encontraban acéfalos a raíz de la jubilación de algunos juzgadores.

Los togados, coincidieron en refrendar su compromiso en servir con honorabilidad y ética a las personas que acuden a los tribunales del Poder Judicial del Estado, en busca de una justicia gratuita, completa, pronta y expedita.